S1. Anécdota personal

Lengua oral y lengua escrita

Inserten aquí una anécdota sobre sus primeros vínculos con la palabra, búsquen la más antigua que puedan recordar, con quién estaban, en qué situación, cuántos años tenían.

Puede ser la palabra en cualquiera de sus formas, oral o escrita. Puede tratarse de libros, historias, canciones…

Anuncios

67 pensamientos en “S1. Anécdota personal

  1. El Botón
    El escoger un botón para identificar a una persona por causa de un recuerdo me pareció algo nuevo pero muy interesante pero fue cuando recordé un bello momento de mi infancia, con casi 9 añitos; era una época donde una marca de pastelitos tenia promoción en cual al enfriar el producto salía de regalo otro producto igual siendo a si una botana que acompaño a mi hermana y a mí en la lectura de un pequeño libro de leyendas a si que el botón que escogí era uno azul y grande que se identificaba con mi hermana mayor sobre todo porque es de los pocos momentos con ella.

    • La técnica del botón se me hiso muy interesante, ya que expresar un recuerdo para fue un poco difícil aunque tal vez lo fue más al escribir pues a veces hablamos de una manera muy rara tanto que se complica el redactarla, pero después de todo fue una agradable experiencia con la escritura.

    • Gracias por compartir tu recuerdo, Anayanci.
      Como recomendaciones, cuida el uso de las comas. Leélo en voz alta, eso te ayudará a identificar algunas pausas necesarias. También te será útil para identificar palabras faltantes o algunas rupturas en la construcción de tus oraciones (por ejemplo, en tu comentario “para fue”).
      Hizo va con z y faltan algunos acentos.

  2. S1. Anécdota personal

    Mi recuerdo no proviene de mis primeros recuerdos de la infancia pero al momento de escuchar de qué trataba la actividad y buscar la relación de la anécdota con un botón recordé esto muy bien. Se trata de mí a los 6 años, fue una etapa de mi infancia donde las películas de princesas no me llamaban la atención y por ende nunca las vi ni he visto. Mi hermano 8 años mayor que yo siempre fue muy unido a mí, me enseñó a leer, me ayudo a aprender a caminar y sobre todo siempre jugaba conmigo. Desde que aprendí a hablar hasta hoy, ha estado conmigo y por alguna extraña razón yo amaba jugar con él a “las princesas”, usaba la ropa de mi mamá, sus tacones y para finalizar yo me fabricaba mis propias coronas de “princesa”. Asocie mucho esto con la actividad porque escribía primero historias de princesas y después según yo las actuaba junto a mi hermano. Recuerdo esto muy bien esto porque lo jugaba muy seguido y durante mucho tiempo.
    El botón que escogí fue el detonante de mi recuerdo porque tenía un tipo grabado de una torre, como el de un castillo y como las princesas de Disney (en su mayoría) viven en ellos pude asociarlo perfectamente.
    Comentario: La actividad me parece interesante porque dejando muy aparte el tema de expresión escrita, es un buen inicio para una primer clase de esta UEA, digamos que es como una táctica para romper el “hielo” pues en nuestro grupo no nos conocemos todos. Aparte de esto es interesante porque expresas sentimientos y recuerdos que en ocasiones unos nos guardamos para nosotros solamente y en ocasiones no es malo compartirlas con la gente.

    • Seguramente a tu hermano le dará gusto si le compartes esta anécdota.
      Salvo por uno que otro acento, tu ortografía es buena. Mi recomendación de mejora iría en el sentido de releer para detectar la repetición de algunas palabras. La regla general es no hacerlo dentro del mismo párrafo, buscar sinónimos, pronombres y recursos similares (por ejemplo, “recuerdo no proviene de mis primeros recuerdos”.

  3. Recuerdo que cuando era pequeña -aproximadamente unos tres años-, mi mamá solía cantarme antes de dormir. Lo hacía con canciones de Cri-Cri, de cuna, de Topo Gigio, de Cepillín, y de muchos otros más. Lo anterior lo sé porque ella me lo hizo saber ya que había crecido, sin embargo, hay una canción que recuerdo como si fuera ayer que trataba de payasos. Jamás se lo he dicho, pero escuchar esa canción me daba miedo, era una pesadilla intentar dormir después de eso, pues sentía que había payasos en el cuarto que me miraban mientras estaba acostada. Por suerte con el tiempo superé el miedo a los payasos y esa anécdota ahora es un gran recuerdo. ¿Les gustaría escuchar la canción? Aquí les dejo el link, resulta que es del Chapulín Colorado:

    • ¡La encontraste! Gracias por compartirla, ¡entiendo tu miedo! Coméntale a tu mamá el recuerdo, estoy segura de que le dará mucha risa.
      Buena sintaxis, buena ortografía.

  4. El botón. Anécdota personal.
    Recordar a una o más personas a través de un objeto tan simple como un botón, resulta interesante, ya que éstos adquieren valor para la persona que le recuerda alguna situación de su vida. En mi caso, de los primeros recuerdos que tengo con la expresión oral y escrita es cuando estaba aprendiendo a leer y escribir, tenía entre 3 ó 4 años. En ese tiempo mi papá y mi hermano me ponían a leer en voz alta varios cuentos, y a practicar un diálogo para una representación de conductor de un noticiario, que era para el kínder.
    Escogí un botón negro que tenía una cruz en el centro, ya que para mí representa el momento en que con mi hermano tuvimos que hacer la actividad del noticiario, y además, estaban mi papá y mi mamá, donde cada parte de la cruz era cada parte de mi familia, y ahora lo recuerdo, y aunque ya no está completa la cruz, aún lo recuerdo en ciertos momentos.

    • Para mí, la actividad del botón al principio me resultó un poco complicada porque no recordaba bien alguna conexión que tuviera con el lenguaje cuando era chico, hasta que después recordé lo que hice en el kínder, y ya poco a poco fui recordando otras cosas que igual pasé con mi familia, aunque para mí, fue fácil con respecto a lo de escribir lo que conté en clase.

    • Me da gusto que la actividad haya traído recuerdos queridos. Como comenté con ustedes ese día, es impresionante lo que podemos recuperar desde muchos años atrás.
      Buena sintaxis, buena ortografía.

  5. Mi anécdota fue oral.
    Recuerdo que yo tenía como 6 años y mi casa era muy chica porque apenas la habían comprado mis padres, recuerdo bien ese día en que uno de mis tíos llego a mi casa con un regalo para mí, que me gustó mucho, fue mi primer carro de colección que tuve de color gris, es un mustang GT500, ese regalo todavía lo conservo porque a mí me gustan mucho los carros y gracias a ese regalo ahora tengo una gran colección de coches en una repisa en mi cuarto, recuerdo que ese día mi tío vino a mi casa a despedirse porque al siguiente mes se fue a los Estados Unidos, y ahora solo tengo contacto con él por medio del chat y espero que pronto regrese.

    • Gracias por compartir tu recuerdo, cuéntale a tu tío, aunque sea por el chat (que, claro, ¡es expresión escrita!).
      Mi recomendación para tu escrito sería el que utilizaras punto y seguido cuando cambies de idea. La lectura se hace más fluída y se comprende mejor.

  6. Mi recuerdo realmente se remonta cuando tenía como 5 años, no recuerdo mis primeros contactos con el lenguaje escrito, pero lo que tengo muy presente aun en mi memoria es que a esa edad yo buscaba lo más alto de la pared de nuestra cocina, arrastraba una silla de nuestro comedor y siempre escribía a un lado del refrigerador letras, pero un momento que no olvido es cuando tome un plumón color negro y remarque una letra A mayúscula y una a minúscula,(eran las letras que mas repetía) fue gracioso porque durante mucho tiempo estuvieron mis “obras” en esa pared verde hasta que fue remodelado todo, y también recuerdo que comenzaba con mi madre a aprender letras de un libro de carácter religioso o algo así, ahí aprendí algunas palabras y escogí el botón amarillo porque me recuerda la pasta del libro que era amarilla y en parte me gusta ese color , es mi favorito.

    • Seguramente tus papás atesoraron ese momento, cuando comenzabas a escribir. Los catecismos e himnarios forman una parte muy importante en la historia lectora de muchas personas, a lo mejor tu mamá también tiene una anécdota propia en ese sentido.
      En cuanto al escrito, lo que recomendaría, como en la anécdota anterior, es el uso de punto y seguido para separar algunas de tus frases, cuando cambias de idea.

  7. La anécdota que yo relaté en clase fue de cuando mi mamá me enseñó leer.
    Recuerdo que mi mamá me enseñó a leer con unos libros llamados “Juguemos a leer”, 2 libros verdes con unas jirafas en la portada, uno de lecturas y otro de ejercicios; y como es que ella me pedía que leyera en voz alta mientras la seguía por toda la casa con mi libro, antes de entrar al kínder.
    ¿Por qué relacione esto con un botón en forma de caracol color café? Primero porque en ese libro había un cuento de unos peces dorados en una fuente, así que imagino esa fuente con conchas, piedras de colores, estrellas de mar; y segundo a mí mamá le encantan los chocolates y ese color café era como chocolate.

    • Esta actividad, al inicio, me pareció extraña pero ya que la realicé no estuvo mal; es interesante recordar cosas que creía haber olvidado y ver como no solo hay un recuerdo relacionados a la actividad sino muchos.

    • Es impresionante cómo puede uno recordar tantos detalles de un tiempo tan lejano. ¿Ya le platicaste a tu mamá?
      En cuanto a recomendaciones de mejora, irían en el sentido de que busques sinónimos, pronombres y recursos similares para evitar repetir las palabras dentro del mismo párrafo. Por ejemplo: “…me enseñó a leer con unos libros llamados “Juguemos a leer”, dos tomos verdes con unas jirafas…”. Cuando las cifras son menores a 10, van escritas (dos).

  8. Resulta difícil recordar cual es la anécdota más antigua que tengo sobre el uso de la lengua en cualquiera de sus formas, ya que desde que tengo memoria siempre la he usado para comunicarme, de hecho se encuentra presente en cada uno de mis recuerdos. Sin embargo después de mucho pensar he llegado al que tal vez podría ser uno de los momentos más antiguos relacionado de manera directa con la lengua escrita:
    Tal vez tenía alrededor de 5 años, incluso un poco menor. Mi mamá trabajaba de maestra en una escuela primaria, y al ser yo su hijo siempre procuraba mi correcta educación (así como la de mi hermano), por esta razón nuestra casa tenia letreros de papel escritos a mano indicando el nombre del objeto sobre el que se encontraban adheridos con cinta. Por ejemplo, la puerta tenía un letrero con la palabra “Puerta” escrito sobre éste, lo mismo con las ventanas, la televisión, el comedor (prácticamente lo único que no tenía letreros éramos los mismos habitantes de nuestra casa).
    Si bien, tal vez no sea el recuerdo más viejo que tengo acerca del uso de la lengua, sí es en el que mejor pude pensar al momento de realizar aquella actividad en el salón de clases. Por cierto, el botón que tome era uno con una leyenda grabado sobre el mismo, ya que este grabado indicaba la marca del pequeño objeto metálico así como aquellos letreros señalaban el nombre las cosas dentro de nuestra casa.

    • ¡Se libraron de un gafete!
      Tienes muy buena redacción, sólo dos detalles: siempre relee lentamente para detectar alguna fallita, se te fue UN acento: “tenía letreros de papel”. Cuando las cifras son menores a 10, van escritas: “alrededor de cinco años”. Solamente eso.

  9. Mi anécdota personal.

    Haciendo memoria, el primer vínculo con las palabras y del que me acuerdo es, cuando mi hermana mayor llegaba de la escuela, y jugábamos a la escuelita, con lo que a ella le habían enseñado, eso a mí me gustaba porque era como sentirme ya un niño grande. Por motivos personales yo no pude asistir al preescolar así que todo lo que aprendí fue por parte de mi hermana y de esos días de jugar a la escuelita. Por eso yo elegí en la dinámica, un botón con brillantes, porque para mí eso es mi hermana, una grande y hermosa joya, que siempre me está apoyado para cumplir mis sueños.

    Opinión sobre la dinámica.

    La dinámica me pareció muy buena, ya que es visualizar a una persona en un botón, aunque también un poco emotiva, porque recuerdas a personas que tal vez en ese momento no las tienes al lado o no las has visto por un largo tiempo, y quieras o no, son parte esencial de tu vida.

    • Un recuerdo muy bonito, gracias por compartirlo.
      Buena ortografía y sintasis, sólo habría que afinar una o dos comas.

  10. Hace mucho tiempo, cuando tenía como 3 años o menos, recuerdo que por las noches cuando no podía dormir mi madre me abraza y me cantaba canciones de cuna, las cuales cantaba hasta que yo quedara dormida, las que más recuerdo son “Pin-pon y Estrellitas” ella la cantaba con una voz muy suave, muy tierna, lo cual me ayudaba a dormir.

    Este recuerdo me llevo a escoger un botón de puntitos azules y platas, que al verlo me recordó a mi madre y esa etapa tan linda de mi vida.

    • Gracias por el recuerdo, contagia lo entrañable.
      Sobre recomendaciones, siempre relee lentamente tu escrito, uno de tus verbos quedó en presente (mi madre me abraza y me cantaba). Las cifras menores a 10 van escritas. Fuera de eso, bien.

  11. Cuando iba en la primaria mi papá nos despertaba a mi hermana gemela y a mi con las mañanitas en nuestro cumpleaños. El llegaba cantando a nuestro cuarto con una guitarra acustica y flores para que empezáramos nuestro día. Es un recuerdo y un detalle que tengo guardado por que el no es muy afectivo ni cariñoso, entonces que tuviera ese detalle en en nuestro cumpleaños se me hacía muy especial.
    Escogí un botón viejo y algo despostillado por que me recuerda a el, ya que le gustan mucho las cosas rusticas, viejas y estilo rancheras.

    • Platícale a tu papá de este recuerdo, seguramente le dará gusto.
      En cuanto a tu escritura, es necesario distinguir aquellos acentos que aplican para diferenciar las palabras: “Él llegaba cantando…”, “él no es muy afectivo…” cuando el artículo sustituye al sustantivo.

  12. Este recuerdo puede no ser el más lejano pero si el que más me ha marcado, ya que, es la noticia más triste que me han dado y es esta:
    Todo comenzó hace ocho años ,a la edad de once años, cuando a mi mamá le dio un dolor muy fuerte en la cabeza, no le dio importancia pues pensó que era pasajero. El problema se presentó cuando los dolores fueron constantes por lo cual decidió ir al médico a checarse.
    Los doctores no sabían lo que los ocasionaba, nadie supo que era, mientas tanto mi mamá seguía empeorando, estaba débil, ya la veíamos sin ánimos.
    Un día estaba en mi cuarto y bajé a la cocina por un vaso de agua cuando escuché que alguien estaba en el cuarto de mis papás, fui a ver y eran mis hermanas y mi mamá, cuando me vieron me dijeron q fuera con ellas y nos recostamos las cuatro en su cama y en ese momento mi mamá empezó a llorar y se despidió de nosotras puesto que los doctores no la habían diagnosticado y ella seguía sintiéndose mal.
    Paso el tiempo y mi mamá tuvo una mejora y gracias a Dios ella sigue conmigo y a pesar de qué no pasó lo que nos temíamos esa experiencia jamás la podré olvidar ya que mi mami es la persona más importante de mi vida y es por eso que elegí un botón dorado liso porque representa a mi mamá que es mi pilar.
    no sé que haría si ella o alguien de mi familia me llegará a faltar.

    • COMENTARIO PERSONAL:
      Esta experiencia fue difícil para mi , ya que al principio no recordaba nada acerca de mi relación con el lenguaje en cualquiera de sus formas.
      Me hizo recordar un momento muy importante de mi vida, me hizo valorar a mi mamá de nuevo, porque a veces se me olvida el esfuerzo que hace para conmigo.
      Me gustó esta dinámica aunque me fue fácil el contarla pero difícil escribirla.

    • Estamos hechos de recuerdos y las palabras marcan los momentos importantes para nosotros, gracias por compartir el tuyo.
      Tu escrito está bastante bien, sólo se notan algunas distracciones que seguramente se deben a que no estás acostumbrada a corregir a partir de una lectura más lenta: “…ocho años,_a la edad de once… (no repetir ahí la palabra años); “…me dijeron qUE fuera con ellas…)

  13. Botón:
    Yo no pude estar la clase pasada, pero me explicaron el motivo de la actividad y seguramente hubiera escogido un botón llamativo, ese objeto me hubiera llevado a mi pasado, justo ahí cuando estaba en el Kinder con 5 años de edad y comenzaba a tener contacto con la lengua escrita, pues mi madre siempre estuvo para ayudarme y enseñarme las letras y juntos jugábamos con los colores y las formas, es por eso que el botón hubiera sido de color llamativo, ya que en mi infancia siempre estuvieron marcados mucho los colores y así era más fácil tener contacto con la lengua escrita.

    • Bienvenido al grupo, Julio César.
      En cuanto a tu escritura, mi recomendación iría para que utilices punto y seguido al cambiar de idea. Adicionalmente, cuando las cifras son menores a 10, van escritas (cinco años).
      Falta un poco de cohesión en tu escrito, platicaré más de eso en la siguiente clase.

  14. Es uno de mis recuerdos mas antiguos, no estoy seguro que edad tenia, aun no sabia escribir, estaba en mi cuarto, por alguna razón tenia una caja de cereal choco krispis en mi habitación, creo que pensaba que emocionaría a mi mama diciéndole que ya sabia escribir, supongo que me surgió la idea por ver a mi hermano mayor escribiendo, puedo recordar cuando le di el cuadernito a mi mama con las palabras “choco Krispis” escritas con una letra enorme , toda la hoja estaba ocupada por esas 2 palabras, mi mama entre risas me dijo que lo había copiado de la caja, no la engañe ni por un segundo jejeje.

    • Comentario:

      Me pareció interesante la actividad, pude ver como elegir un botón de entre muchos te puede decir aspectos de tu personalidad. El relacionar ese botón con un recuerdo fue mas difícil ya no guardo muchos recuerdos de mi niñez con mis padres, jamas fuimos una familia muy apegada a tradiciones.

    • ¡Bien por tus primeros esfuerzos de escritura! ¡Cuentan!
      Sobre tu escrito, es necesario que pongas atención a los acentos, faltan varios; lo mismo a las mayúsculas. Recuerda que todas son pistas que ayudan a la comprensión.

  15. MI ANÉCDOTA PERSONAL
    Recuerdo aquel día, aquel día en el que aun siendo una niña pequeña ese suceso quedo plasmado en mi vida y perdurara en mi memoria siempre.
    A la edad de 5 años, mi familia me llevo a un lugar que hasta le fecha desconozco su ubicación o su nombre, recuerdo que era una especie de bosque, era un ambiente nublado y algo lluvioso pero muy hermoso, ya que la pureza de la naturaleza abarcaba en su mayor extensión y se veía libre y feliz.
    En un momento mi abuelo (en paz descanse) me llevo aparte y me mostró la belleza de la naturaleza, -mi abuelo era muy sabio, le gustaba saber y aprender muchas cosas y transmitirnos a mis hermanos y a mi sus conocimientos aun sabiendo que éramos pequeños y no entendíamos la mayoría de sus enseñanzas-, sin embargo esos cuentos que me relataba de la fuerza que poseía el ambiente, los animales, las plantas todo en general, fue muy impactante para mí ya que me enseño a amar, apreciar y cuidar de la naturaleza.
    Después de un año mi abuelo murió y ese día prometí seguir sus enseñanzas y amar a la naturaleza como él lo hacía, hasta la fecha esa enseñanza que impacto mi vida desde pequeña la llevo conmigo y es lo que ha provocado que sea la persona que soy ahora.

    Por lo tanto el botón que elegí fue un botón verde oscuro muy sencillo y con cuatro ojales, me recordó mucho a mi abuelo porque a pesar de tener vastos conocimientos sobre muchas cosas era muy humilde y sencillo, el color verde fue porque mi abuelo se identificaba con el verde el color de la naturaleza.

    • Comentario:
      Es importante que sepamos expresarnos verbalmente y por escrito, por lo que las dos formas tienes su importancia. Este ejercicio nos ayudo a cómo expresarnos verbal en primer instante un recuerdo o un pensamiento que nos surgió y también por escrito, ya que ese pensamiento después de expresarlo lo escribimos tratando de que los lectores sientan nuestras emociones, me pareció una técnica muy eficiente y no aburrida.

    • Gracias por compartir este recuerdo tan especial, Alejandra.
      Se nota que te esforzaste porque transmitiera tus emociones, lo lograste. En cuanto a recomendaciones, cuida que no te falten acentos; revisa también lo que anoto arriba sobre las cifras.

  16. -Botones y anécdotas personales.

    Poder relacionar un objeto tan simple y común como un botón con momentos, recuerdos, experiencias o incluso con personas en especifico es algo realmente fascinante, puesto que este cobra un nuevo valor para nosotros.

    En cuanto a lo que pude recordar con el pequeño botón plateado que escogí, fueron todas esas historias que desde pequeña me han contado mis padres acerca de mis abuelos; historias de como mis abuelos se volvieron personas luchadoras y que a pesar de tantas dificultades, malas experiencias y problemas que tuvieron desde muy pequeños, pudieron salir adelante siempre dando lo mejor de si mismos, con mucho esfuerzo y dedicación buscando siempre lo mejor para sus familias; así mismo esas historias siempre me han servido de ejemplo y me han impulsado dándome cuenta de que querer es poder y sin importar cuantos obstáculos tengas en el camino. se pueden alcanzar las metas que nos propongamos.

    • Las historias también nos forman, como se nota que lograron hacerlo estos relatos de tus padres.
      Tocante a tu escrito, te recomiendo revisar tus acentos, hay algunos que van sólo en ocasiones, es el caso de “historias de cómo mis abuelos…” ¿Notas que se logra más enfasis? Como, cuando comparamos, no lo lleva; cómo, cuando ejemplificamos -a manera de responder a una pregunta-, sí lo lleva.

  17. Mi anécdota personal
    Haciendo memoria sobre uno de los primeros recuerdos que tengo relacionados con la palabra o el lenguaje, me vino a la mente un momento de mi vida en el que tenía como 3 o 4 años y me encontraba con mi papá en el patio de la casa, como a mi papá le gusta el idioma inglés se dedicó a enseñármelo desde pequeña, recuerdo que aquel día él me estaba enseñando cómo decir delfín en inglés (dolphin) y que a mi me costaba bastante trabajo.
    Este recuerdo es muy padre porque a pesar de que se me dificultaba pronunciar lo que mi papá me decía siempre me gustó que él me enseñara cosas nuevas, incluso considero que él influenció en mi gusto por este idioma y en la facilidad con que se me da.

    • Lo que relatas muestra, precisamente, lo que les expliqué en clase sobre la comprensión y la composición del lenguaje, ¿lo notas?
      Sobre tu escrito, es bueno, sólo unos detalles: las cifras menores a 10 van escritas (tres o cuatro años).
      Y por ahí se te fue una fallita que si relees tu texto seguramente detectas, debería decir “…que él INFLUYÓ en mi gusto por este idioma…”.

  18. Esta actividad en lo personal me agrado ya que nos hizo recordar momentos que muy pocas veces en la vida vuelves a pensar en ello y a sentir que lo vuelves a vivir, porque a mí fue eso lo que me sucedió. No fue tan difícil recordar la anécdota más atrás y que se relacionara a lo que era la expresión escrita u oral. Y al parecer la mayoría tuvo una anécdota muy parecida a la mía: recordar como empezamos a leer y escribir. Y en ese momento la persona que se me vino a la mente fue mi papá, que desde antes de nacer él ya había comprado montones de libros para mis hermanos y para mí, y diario tomábamos un libro para ver las imágenes, los dibujos, y las letras. Recuerdo un libro muy en especial que es mi favorito ya que trataba de la familia, lo leía una y otra vez día con día. Cuando llego el momento de escoger el botón que más nos recordara esa anécdota vi uno con una estrella y de inmediato supe que eso representaba para mí a mi padre, porque gracias a él yo ya sabía leer y escribir antes de entrar al kínder, y porque él siempre ha estado impulsándome a seguir echándole ganas en la escuela y ayudándome a cumplir todas mis metas. Esa estrella yo quisiera dársela muy en especial a mi padre.

    • Comentario de la actividad:
      Para mi fue la actividad perfecta para iniciar ya que aunque fue un poco difícil para la mayoría recordar esa anécdota al final todos logramos compartir un momento feliz de la infancia vinculado a la lectura y a la escritura, y fue la mejor manera de empezar a presentarnos con nuestros nuevos compañeros aunque con un poco de temor al final resulto agradable convivir de esa manera.

    • ¿Ya le platicaste a tu papá? ¡Entrégale esa estrella!
      De un tiempo para acá ha proliferado una muletilla muy extraña: “lo que es”. Cuida que no la utilices, pues es completamente innecesaria (“…que se relacionara a lo que era la expresión escrita u oral”, debería ser “que se relacionara a la expresión escrita u oral”).

  19. Recuerdo, un poco, pero lo recuerdo, que desde muy pequeña, alrededor de los dos años, mis abuelos me cantaban muchas canciones de sus tiempos, o que me sentaban en sus piernas y me hacían bailar mientras cantaban, gracias a eso aprendí muchas palabras muy pequeña, mucho antes de entrar a la escuela, eso me ayudó mucho para después aprender cosas nuevas.
    Escogí un botón beige, porque de ese color eran las paredes de la casa de mis abuelos, y siempre recuerdo ver el techo cuando cualquiera de los dos me cargaba y me arrullaban con su voz mientras cantaban.

    • ¡Qué recuerdo tan antiguo! Espero que te haya dado gusto traerlo al presente.
      Buena ortografía, buena sintaxis.

  20. En el ejercicio yo elegí un botón no muy pequeño de plástico liso de color azul rey, lo elegí porque me hizo recordar una botella que utilizamos mis primos y yo para poder intentar actuar la historia del libro de “EL PERFUME.” Todo comenzó porque uno de mis primos, de los más grandes, acababa de leer ese libro y le gustó; así que entre todos los demás fuimos remontando la historia de acuerdo a lo que él nos iba contando, claro que le omitió las partes feas de la historia, puesto que algunos éramos más pequeños y no es muy agradable que un niño esté escuchando o imaginando escenas desgarradoras. Para poder simular y ponerle algo de diversión a la historia utilizamos una botella de color azul muy parecida al botón pero ésta era traslúcida, ahí era donde el personaje principal hacía su perfume.
    Como a otro de mis primos le gustó lo que habíamos hecho le platicó a su papá para que viera, pero esta vez fue él solo quien le actuó la historia.

    • Ha de haber sido interesante ver la adaptación en clasificación “A”.
      Buena redacción, sólo te recomiendo pulir una frase: “para poder intentar actuar” son demasiados verbos en infinitivo, el primero es innecesario, queda bien con “intentar actuar”.

  21. El recuerdo más presente que tengo con respecto a mi primer contacto con la lectura es cuando recién empezaba a aprender a leer, tomaba un libro de cuentos cortos pero siempre inventaba una historia sobre piratas con cada cuento diferente. El motivo por el que escogí un botón color azul se debe a que me recordó a la cubierta de aquel libro.

  22. El recuerdo que yo les compartí fue de cuando tenía aproximadamente cuatro años, un día me acerqué a mi mamá y le dije que quería aprender a leer y escribir, entonces ella comenzó a preparar varios materiales para que yo aprendiera y me enseñó hasta que logre leer mi primer libro, el cual era de unos conejitos que jugaban a la pelota.

    • Faltó una oración que nos ayudara a cerrar la historia, ¿lo notas? Como que nos cortas de manera demasiado abrupta.

  23. Mi Anécdota Personal
    Cuando era pequeño recuerdo que mi abuelito era el que se encargaba de llevarme al kínder y cuidarme por un tiempo en la tarde hasta que llegara mi madre. Siempre me contaba muchas historias y anécdotas de cuando era joven. El botón que tome era con un tipo escudo en donde habían unos leones parados, lo relacione con mi abuelito pues el provenía de España y muchas de las historias que me contaba eran de cuando vivía allá y la diferencia que tenía vivir aquí en México. Recuerdo mucho que cuando mi mama me dejaba temprano con mi abuelito siempre que estaba desayunando el me leía la biblia y a veces uno que otro periódico, tal vez ese fue de mis primeros acercamientos con la lectura y escritura ya que después de leer me intentaba enseñarme pero no era muy paciente así que no resultaba, yo solo coloreaba las letras como e, a, b, d, todas las que un circulo o espacio que rellenar, imagino que alguna letra me tuve que haber aprendido.

    • Gracias por compartir tu recuerdo.
      Sobre la escritura, te recomiendo siempre releer despacio tu escrito, así detectarás algunos detalles como: “un tipo DE escudo”; “me intentaba enseñarme” (sobra el primer “me”).
      Por ahí faltaron algunos acentos.

  24. Al tener en mis manos el botón que seleccione, tanto por el color dorado como el escudo que se conformaba de un león, llegó a mi mente el símbolo de “Gryffindor”, la tan famosa casa de la escuela Hogwarts de magia y hechicería. Recordé los momentos en los que me volví un fan de la película y que de ahí tome el interés de involucrarme en la lectura, sin embrago al hacer esto, no solo quedaba como un simple día en el que averiguaba más de la secuela, sino que también con un grupo de amigos escenificábamos en forma de juego la historia, como buenos niños “tetos” que éramos. Las películas y la lectura no bastaban, sino que me era necesario intentar formar parte de ella de alguna forma, por lo que siempre por alguna extraña razón decidía ser el némesis de Harry, el creído y ridículo de Draco, haciendo de este una magnífica interpretación, (modesto el chico) con todo y capa y varita mágica.
    Pues de esta manera es como Jorge Torres decidió quemarse en la clase de Expresión Escrita.

    • ¡Nada de quemarse! Todos y cada uno de los recuerdos son únicos, irrepetibles y valiosos. No creo que nadie haya pensado que tenía algo de ridículo.
      Sobre tu escrito, si lo relees seguramente te percatarás de que confundiste una frase, el escudo contenía un león, pero si dices que se conformaba, significaría que tenía cierta forma de león, creo que no era así. ¿Notas la diferencia?

  25. Anécdota sobre el lenguaje.

    Era un día soleado. La luz de la mañana se extendía desde el enorme ventanal ubicado en el fondo del salón. Una ventaja más que ofrecía una residencia convertida en colegio, un ambiente cálido. Miss Andrea, como era llamada por sus alumnos de primer año de primaria, había colocado enormes hojas de papel con la letra de una canción, interpretada por un grupo británico que quizás era muy viejo para ser conocido o apreciado por un montón de niños de seis y siete años. Pero no era lo esencial en ese día.
    – ‘One, two, three, four, can I have a little more’ – repetíamos todos al unísono, tratando de dominar aquella pronunciación tan placentera de los británicos. – Pom pom pom, Sail the ship’.- decía Miss Andrea mientras nosotros repetíamos y escuchábamos el significado de aquello que repetíamos.
    Entonces, caminando en sus pantalones acampanados y blusa de algodón cubierta por su delantal a cuadros, Miss Andrea procedió a pulsar el botón de ‘Play’. Y la magia sucedió.
    El ritmo provocó que en pocos segundos todos estuvieran saltando y bailando de manera extraña y graciosa. Y entonces se escuchó un fuerte – All together now!’ – Y el salón se inundó de la que sería, hasta el momento, la más bizarra y estruendosa lección de vocabulario en inglés que he recibido. La más feliz. La lección donde conocí a The Beatles, donde adquirí un enorme amor por la escuela y donde se grabó en mi memoria aquella mujer cuya felicidad era la felicidad de sus estudiantes. Aquella mujer que descubrió la manera de otorgarnos una experiencia de felicidad genuina. Una mujer a quién no volví a ver después de ese año escolar y que en ocasiones, recuerdo al escuchar nuevamente la canción. Y a quien deseo que siga siendo tan feliz como en el momento en que cantamos todos juntos.

    All together now – The Beatles:

  26. Cuando cursaba el primero de primaria, lo hacia en una primaria llamada Mariano matamoros ubicada en la colonia Valle de Aragon 3ra sección, Ecatepec, en el turno de la tarde. Ahí conocí a una niña llamada Brenda, la cual era mi mejor amiga, pues no me juntaba con ningún niño ni ella con ninguna niña, nos hicimos grandes amigos, casi al punto de llevar una relación formal, siempre me sentaba con ella y estaba con ella, jugábamos siempre a que ella era una princesa y yo su caballero. Cuando terminó el curso, nos íbamos a mudar a Tecámac, el último día de clases me despedí de ella, y ambos nos escribimos una carta (la cual aun conservo), y nos dimos un beso, me dijo que me iba a extrañar, y desde ese día jamas la volví a ver… La he querido localizar, pero no la he encontrado, aun no me doy por vencido, espero encontrarla algún día…

    • ¡Qué linda historia de amor!
      Sobre tu escrito, lo más correcto es no repetir las palabras en el mismo párrafo, es necesario buscar sinónimos, pronombres y otros recursos de repetición: “Cuando cursaba el primero de primaria, lo hacía en una escuela llamada…”
      Por ahí faltaron varios acentos, ten cuidado con esos detalles.

  27. Para iniciar, diré que para mi es muy importantes esta historia, ya que es una de las pocas que recuerdo acerca de mi padre, y al ver esa cajita de botones recordé la historia.

    Mis padres se separaron antes de saber que yo existía, entonces conocí a mi papa cuando llegue a la edad de 5 años. Mi papá es sastre y en ese entonces tenía una caja llena de botones ya que le encantaba coleccionarlos, y con mi hermana, jugábamos a venderle los bontoncitos a mi papá.
    Los botones favoritas de mi papa eran los rojos, porque le recordaban a mi mamá, así que cuando vi ese enorme botón rojo me acordé no solo de mi papá sino también de mi mami.

    Como comentario: Quiero decir que esta clase me gustó mucho, aparte de que removió mis sentimientos, recordé no solo esa anécdota, sino muchas más de cuando era pequeña y no le daba importancia a muchas cosas y aún así era muy feliz.
    Me hizo darme cuenta de que todos los conocimientos que tengo ahora vienen desde que era muy muy pequeña, como aprendí a escribir, a leer o a tratar con la gente, y todo eso se lo debo más que nada a mis padres.

    • Me encantó tu historia, gracias por compartirla.
      Algunas recomendaciones de mejora: checa el comentario anterior sobre la repetición en un párrafo, aplica en tu primera oración.

  28. No me pregunten el año, porque francamente no lo recuerdo, pero sí recuerdo que era 30 de Abril, día del niño y eso significa que no había clases, era un día entero de regalos, dulces y de comer mi comida favorita y…lo más importante, pasar un día completo con mis padres.
    Ese día por la mañana mi madre me despertó poniendo un disco de mi banda favorita de aquel entonces y seguido me preparo el desayuno más rico que pueda haber, Hot Cakes con mermelada de fresa, por otro lado mi padre no fue a trabaja, pidió el día para poder estar con su “cachorro”, era así como el me llamaba, fuimos al cine después de desayunar y de ahí a comer pizza, todo era sumamente esplendido; después de comer decidimos regresar a casa, y bueno yo sabía que eso significaba que me dieran un regalo, como cada año.
    Estaba emocionado por saber que era lo que me regalarían aquel año, no dejaba de pensar en aquel juguete que me darían y lo estuve pensando mientras caminábamos el camino a casa; habíamos pasado la maderera, la ferretería y ya solo faltaba pasar el cementerio, era un lugar grande y un poco siniestro pero nunca me dio miedo, al contrario, siempre tenía curiosidad por entrar, pero por algunas razones nunca me dejaban así que solo podía asomarme por la entrada cada vez que pasábamos, y ese día no fue la excepción.
    Lo recuerdo bien iba de ambas manos caminando con mis padres, uno de cada lado y mis pensamientos sobre mi regalo se cortaron al voltear la mirada hacia la entrada del cementerio. Era una señora de cabello rubio con una blusa negra y tacones altos y vi claramente como adornaba una tumba con globos de colores, los ponía alrededor en el perímetro de la tumba, se veía triste y alcance a oír un gemido de tristeza , el mundo se paro por completo, de repente empecé a pensar en cosas que jamás se me habían ocurrido como el tema de la muerte o la suerte que tenia de tener a mis dos padres juntos y los tres muy saludables, no recuerdo que paso el resto del camino, pero al llegar a la casa mi mama saco algo de un montón de ropa, era mi regalo, el cual se me había olvidado por completo y la emoción también. Era un libro, mi primer verdadero libro, Era Mi libro gigante de coches y cosas sobre ruedas. Era el libro más grande que había visto con un color amarillo pollito con letras delgadas y moradas.
    Aquel día dos cosas cambiaron en mi, el hecho de perder un poco la ingenuidad que puede tener un niño pequeño respecto a la muerte y haber abierto su mente a la curiosidad de cosas y temas que no son mucho de interés para alguien de esa edad y cambio mi interés por los libros, claro aun prefería los juguetes pero despertó mi interés por empezar a leer y fue con ese gran y amarillo libro de coches con el que empecé a leer.

    P.D. Mi primera palabra leída fue –Hormiga bus-.

    • Ese día fue todo un viaje iniciático, no cabe duda. Gracias por compartirlo.
      Algunas recomendaciones, siempre existen cuestiones por mejorar:
      -“y seguido me preparo el desayuno” se dice “en seguida”
      -Espléndido ya es un adjetivo superlativo, por lo que no se debe combinar con “sumamente”. Todo era espléndido.
      -“no son mucho de interés” debe ser “no son de mucho interés”
      -Varios acentos, pareciera que en la segunda parte bajaste la vigilancia.

  29. Pingback: Bienvenidos | ¡Escribimos!

  30. Opinión de ejercicio “Anécdota personal”:

    Me parece que lo más destacable de esta actividad fue su capacidad de despertar la imaginación, la memoria y capacidad de asociación, pues como muchos, no tenía ningún recuerdo hasta que elegí el botón y me llegó una anécdota a la mente. Otra cosa que cabe destacar, es cómo nos expresamos todos, pues oralmente aunque es más fluido, también se corre el riesgo de abusar de muletillas, por ejemplo. Aunque quizá si hubiéramos iniciado escribiendo la anécdota, no se habría podido apreciar el sentimiento provocado por cada recuerdo (al menos que alguien emplee la palabra escrita perfectamente).

  31. Comentario:

    La actividad se me hizo interesante puesto que al buscar una historia remota que estuviera relacionada con la expresión escrita me hizo recordar otros recuerdos importantes y lindos para mi.

Los comentarios están cerrados.